Marcando la diferencia con la nueva ambulancia aérea de Babcock Noruega

Marcando la diferencia con la nueva ambulancia aérea de Babcock Noruega

El 1 de julio de 2019, Babcock consiguió el contrato para proporcionar el servicio de ambulancia aérea en Noruega con 11 aeronaves nuevas. Incluyó la provisión de una nueva aeronave para un servicio de ambulancia aérea más rápido y de mayor alcance y capacidad. Tras una evaluación concienzuda, se eligió la aeronave Citation Latitude. La nueva aeronave puede llevar rápidamente a una dotación médica de cinco personas, más su equipo médico, a cualquier área del país, incluida Svalbard, una de las masas terrestres habitadas más septentrionales del mundo.

En 30 años, el Citation Latitude es la primera aeronave que sirve de ambulancia aérea permanente en Noruega. Las otras diez aeronaves son versiones mejoradas de los aviones de hélice Beechcraft King Air, que han transportado a pacientes en todo el país durante muchos años. En el norte de Noruega, con sus largas distancias, zonas poco pobladas y pistas cortas, las aeronaves King Air son especialmente vitales para la preparación ante emergencias.

El reactor Latitude es un activo importante cuando hay que transportar rápidamente a los pacientes o el personal médico. Si un paciente necesita que lo transfieran desde Tromsø, al norte, hasta Oslo, en el sur (que es una distancia a 1200 km), el Latitude completará el viaje 45 minutos más rápido que un Beechcraft King Air. Este tiempo puede salvar la vida de pacientes que están en condiciones críticas.

El Latitude también ha demostrado su capacidad cuando se trata de un tratamiento muy avanzado a bordo. En 2019, Babcock transportó a dos pacientes que necesitaban tratamiento ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea), que es similar a la máquina de derivación corazón-pulmón utilizada en la cirugía a corazón abierto. Bombea y oxigena la sangre de un paciente fuera del cuerpo y permite que el corazón y los pulmones descansen. Fue la primera vez que un servicio de ambulancia aérea de Noruega conseguía cuidar a bordo de dos pacientes tan críticos al mismo tiempo. Cinco enfermeros y médicos fueron capaces de embarcar con los pacientes para mantenerlos estables.